Usar puntuación: / 0
MaloBueno 
Noticias - Noticias sobre Genética general

Un secuenciador de ADN desechable para diagnosticar el cáncer en casa

ES un aparato del tamaño de una memoria USB

Una compañía británica ha creado un secuenciador de ADN desechable que se podrá enchufar al ordenador a través del puerto USB. El aparato costará menos de 700 libras (aproximadamente 840 euros) y podrá ser usado algún día en casa para ayudar a diagnosticar males como el cáncer o las enfermedades cardiacas. Los científicos afirman que ha sido efectivo secuenciando ADN de la sangre al natural, el primer paso para que el aparato sea efectivo.

Este invento podría abrir una puerta para el análisis de ADN instantáneo, que podría ayudar a tratar a los soldados heridos en el campo de batalla o a la lucha contra la malaria en los países en vías de desarrollo.

El dispositivo consiste en cientos de pequeños poros a través de los cuales se enhebra el ADNC. Alive Brown, jefe de la oficina tecnológica de Oxford Nanopore Technologies, la empresa que está desarrollando el dispositivo, ha explicado al dominical británico The Sunday Times que lo verdaderamente importante de la nueva tecnología no es “la velocidad y el bajo coste” sino “lo fácil que es usarlo.” Se trata de una tecnología muchísimo más sencilla que la que utilizan el resto de secuenciadores que hay en el mercado.

Un secuenciador portátil

La idea de desarrollar un secuenciador con un tamaño similar al de las memorias USB apareció tras una discusión entre los científicos de Oxford Nanopore y militares estadounidenses. Cuando los soldados son heridos es necesario saber qué tipo de infecciones puede haber en el terreno para saber cómo tratarles. Bastaría con tomar una muestra del soldado herido, colocarla en el dispositivo y enchufarlo en el ordenador para obtener información rápida sobre cualquier infección. También sería posible obtener datos a través de la saliva.

El aparato, que se pondrá a la venta a finales de año, no es capaz todavía de secuenciar genomas humanos completos, pero puede usarse para explorar partes concretas del ADN. Según se vaya mejorando y ampliando el dispositivo habrá nuevas funciones disponibles. Una de ellas podría ser la detección casera de enfermedades. En definitiva, si algún día logramos analizar en casa y con frecuencia nuestra sangre, es de esperar que el cáncer se pueda detectar mucho antes.

Un dispositivo radicalmente distinto

El aparato costará menos de 700 libras (unos 840 €), mientras que ctualmente la mayoría de las máquinas secuenciadoras de ADN cuestan cientos miles de euros. El ADN debe ser extraído de una muestra e introducido en las máquinas, dónde es separado en pequeños fragmentos. El aparato de Oxford Nanopore, conocido como Minion, usa una técnica diferente. El dispositivo contiene cientos de pequeños poros, consistentes en anillos de proteínas a través de las cuales se enhebra el ADN. A medida que cada hebra de ADN pasa por el agujero, produce pequeños cambios en la corriente eléctrica que atraviesa el poro. Esto puede ser medido para determinar el patrón del mismo. La técnica además hace que la secuenciación sea más precisa, lo que será especialmente bueno para ADN complejos como los que están detrás de los tumores cancerígenos.

Pioneros del ADN

El aparato de Oxford Nanopore es el último desarrollo del emergente campo de los secuenciadores de ADN. Desde que Francis Crick y James Watson descubrieron  la estructura del ADN en 1953, los científicos han estado explorando toda clase de conexiones entre los genes y las enfermedades, desde el cáncer de mama al alzhéimer.

En 2007, el genetista Craig Venter se convirtió en la primera persona que conocía por completo su secuencia de ADN, después de invertir 10 millones de libras en investigación. Watson fue el siguiente en 2008, y tras este Marjolein Kriek, un genetista holandés, que consiguió rebajar el presupuesto a cientos de miles de libras.

Desde entonces, ha habido una carrera para reducir el coste de la secuenciación con el objetivo de convertirla en una realidad comercial que acapare la atención del público general. La secuenciación ha ayudado, además, a identificar los genes que se relacionan con el síndrome de Down, o aquellos que muestran resistencia a enfermedades como el Alzheimer.

Ozzy Osbourne, cantante de la banda británica Black Sabbath, fue una de las primeras personas ajenas al mundo científico que tuvo acceso a la secuencia de su genoma, en el cual los científicos detectaron una predisposición al alcoholismo. La actriz Glenn Close también fue secuenciada para intentar haya los genes que podrían relacionarse con los problemas de salud mental que afectan a su familia.